Laserterapia o terapia láser en cobayas

20 febrero 2020
Ana Fernández

Como muchos/as de los/las que nos seguís en Instagram ya sabréis, hace más de un año empezamos a llevar a una de nuestras cobayas – Trisqui, que tiene actualmente 6 años y 9 meses – a sesiones de laserterapia debido a su osteoartrosis y al dolor que le ocasiona al hacer sus necesidades una calcificación en la zona del final de su columna.

Ahora que podemos apreciar los beneficios a largo plazo de este novedoso tratamiento que es cada vez más popular en Europa y Estados Unidos, en este artículo queremos compartir con vosotros/as información sobre este tipo de terapia y nuestro testimonio.

Trisqui en una de sus sesiones de laserterapia

¿Qué es y qué beneficios tiene?

La terapia láser, también llamada “fotobiomodulación”, consiste en el uso de un dispositivo que emite luz con longitudes de onda específicas que, al atravesar y penetrar en los tejidos, produce los siguientes efectos:

  • Aumenta la actividad metabólica de las células al actuar sobre las mitocondrias.
  • Aumenta la vasodilatación.
  • Mejora el drenaje linfático.

Gracias a estos efectos, permite lograr beneficios terapéuticos como:

  • Reducción de la inflamación, el dolor y el edema.
  • Aceleración de la cicatrización de heridas y de cicatrices posquirúrgicas.
  • Recuperación tras lesión músculo-esquelética.

Esto implica que la laserterapia puede sustituir tratamientos con medicación e incluso evitar cirugías, por lo que permite proteger a la cobaya frente a los efectos secundarios y riesgos de estos.

¿Qué efectos secundarios y riesgos tiene?

Este tratamiento no tiene efectos secundarios ni riesgos, lo cual constituye su principal ventaja.

Si bien es cierto que el dolor puede agravarse ligeramente tras las primeras sesiones, luego remite progresivamente tras cada sesión.

Gafas de protección ocular contra el láser

¿Cómo se aplica?

Para su aplicación no es necesario usar sedación o anestesia general, ya que el láser se puede utilizar a cierta distancia y por tanto no molesta, asusta o estresa a la cobaya.

Durante las sesiones, la cobaya únicamente puede llegar a experimentar puntualmente (no siempre) calor suave o un ligero hormigueo, pero siempre como una sensación calmante y muy agradable.

Laserterapia para dolor de cadera

¿En qué casos se indica?

En cobayas se suele indicar principalmente en situaciones donde exista dolor y/o inflamación y en las cuales la única alternativa existente sea un tratamiento crónico con medicación o una intervención quirúrgica (recordemos que las operaciones en cobayas implican un riesgo mayor que en otros animales).

Los 10 casos en los que más se usa en cobayas son los siguientes:

  1. Artritis
  2. Otitis
  3. Osteoartrosis (también llamada artrosis o enfermedad articular degenerativa)
  4. Pododermatitis
  5. Quemaduras, heridas importantes, cicatrices posquirúrgicas y dermatitis
  6. Extracción dental
  7. Infección urinaria y cálculos urinarios
  8. Rehabilitación
  9. Cirugía posortopédica
  10. Rinitis o sinusitis

Laserterapia para problemas urinarios

¿Cuánto dura?

La mejoría se suele percibir desde la primera sesión, aunque no siempre es así, ya que se trata de un tratamiento con efectos acumulativos, por lo que su aplicación se realiza en varias sesiones y el cambio empieza a ser notable a partir de la tercera o cuarta sesión.

Según el problema que se esté tratando, el tratamiento láser puede ser temporal o crónico. En el caso de problemas reversibles (ej. herida importante), un plan de tratamiento completo suele durar entre 3 y 8 sesiones. Para problemas crónicos o degenerativos (ej. osteoartritis), el número de sesiones es indefinido.

Las sesiones duran entre 2 y 8 minutos, dependiendo del tamaño del área de aplicación y de la resistencia que pudiera poner la cobaya (esto dependerá de su personalidad y de lo acostumbrada que esté a ser manejada), y sus efectos se empiezan a notar a las 12 o 24 horas tras cada sesión de láser.

¿Cuál ha sido nuestra experiencia?

Sinceramente éramos bastante escépticos durante las primeras 3 o 4 sesiones de láser, ya que no notábamos una mejoría significativa en Trisqui – pasaba casi todo el día acostado y seguía quejándose al hacer sus necesidades.

Sin embargo, decidimos confiar en la recomendación de nuestra veterinaria de exóticos de que siguiésemos yendo a las sesiones de láser con la fisioterapeuta veterinaria, ya que insistió en que los efectos son acumulativos y tardan en evidenciarse.

Fue a partir de la cuarta o quinta sesión cuando empezamos a ver el progreso. Trisqui se movía cada vez más y poco a poco dejó de quejarse al orinar y defecar.

Tras más de un año yendo una vez al mes a su sesión de laserterapia, Trisqui únicamente llega a quejarse un poco unos días antes de su siguiente sesión de láser y no ha tenido recaídas como las que teníamos anteriormente, en las que su veterinaria especialista en exóticos acababa teniendo que recurir a medicamentos antiinflamatorios y antiepilépticos que en tratamientos largos pueden llegar a causar fallos renales, entre otros efectos secundarios.

En consecuencia, nuestra experiencia ha sido muy positiva y recomendamos entusiastamente la laserterapia para todos/as los/as que estéis contemplando esa posibilidad con vuestro/a veterinario/a especialista en animales exóticos.


Fuentes documentales

Comparte esta entrada: 
Facebook Comment