Por qué nunca debes pedir diagnósticos o tratamientos para tus cobayas en Internet

2 junio 2018
Ana Fernández

Como canal de YouTube y página web de divulgación sobre cobayas, cada día nos llegan varios mensajes e emails en los que nos plantean dudas referidas a las necesidades y cuidados de estos animalitos. Intentamos dar respuesta a todos los mensajes referidos a la alimentación, alojamiento y cuidados rutinarios de la cobaya (aunque no siempre es fácil por falta de tiempo y la gran cantidad de mensajes que recibimos); pero hay un tipo de preguntas que siempre nos negamos a responder: aquellas referidas al diagnóstico o tratamiento de problemas de salud de la cobaya.

Al igual que no confiaríamos nuestra salud o la de nuestros familiares y amigos/as a un/a desconocido/a que encontramos por Internet por precaución y seguridad, tampoco deberíamos confiar la de un animal-no-humano del que somos responsables; y menos aún si no tenemos la garantía de que la persona a la que consultamos tenga formación en medicina veterinaria de especies exóticas (en el caso de la cobaya).

En este artículo hablamos en detalle sobre por qué pedir diagnósticos o tratamientos para nuestras cobayas por Internet implica poner en riesgo su salud e incluso vida y por qué hacerlo nos convierte en irresponsables como humanos/as que hemos adquirido el compromiso de cuidarlas responsablemente.

 

 

A grandes rasgos (y dejando a un lado la terminología médica), los pasos necesarios para solucionar un problema de salud en cualquier especie animal (incluida la humana) son los siguientes:

EXPLORACIÓN FÍSICA > PRUEBAS COMPLEMENTARIASDIAGNÓSTICO > TRATAMIENTO > CURACIÓN

Para poder llevar a cabo todos estos pasos y curar un problema de salud de la cobaya es imprescindible ser veterinario/a especialista en animales exóticos, porque solo así se puede:

  • Conocer la fisiología de la cobaya para poder identificar qué forma parte del funcionamiento normal de su organismo y qué no.
  • Tener conocimiento sobre las posibles enfermedades de la cobaya, su sintomatología y qué pruebas diagnósticas y tratamientos son los indicados frente a ellas.
  • Contar con el material veterinario necesario para poder llevar a cabo la exploración física, las pruebas complementarias, el diagnóstico y el tratamiento. Ej: Ostetoscopio, otoscopio, microscopio, máquina de rayos X, ecógrafo, manuales de medicina veterinaria de especies exóticas…
  • Conocer qué tratamientos farmacológicos o fitoterapéuticos son seguros y efectivos frente a un determinado problema de salud y cuáles contraindicados o incluso letales.
  • Saber qué dosis son seguras y efectivas según el peso de la cobaya y el problema de salud.
  • Expedir una receta veterinaria que permita que una farmacia nos venda los medicamentos necesarios.

Teniendo esto en cuenta, se puede concluir fácilmente que:

  • Si no se es veterinario/a especialista en animales exóticos es imposible diagnosticar o tratar un problema de salud de la cobaya con seguridad.
  • Un diagnóstico a distancia es inviable, por lo que un tratamiento a distancia también lo es ya que no se puede indicar un tratamiento sin un diagnóstico seguro.

Por todo ello, cuando tu cobaya manifieste alguno de estos síntomas acude cuanto antes a un/a veterinario/a especialista en animales exóticos. Si resides en España, puedes buscar uno/a aquí.

 

Comparte esta entrada: 
Facebook Comment