Entrevista a El refugio de los pimientos (refugio de cobayas)

13 mayo 2018
Ana Fernández

En esta ocasión tenemos el gusto de entrevistar a uno de los pocos refugios de cobayas en España: El refugio de los pimientos. Se trata de un pequeño refugio de cobayas de reciente creación ubicado en la periferia de Barcelona, el cual funciona también con casas de acogida.

Con estas preguntas hemos buscado conocer sobre su origen, las personas que han sacado este proyecto adelante, su funcionamiento, las dificultades que ha tenido y tiene que afrontar y cómo podemos ayudar para que El refugio de los pimientos pueda seguir salvando vidas.

¿Quieres saber más sobre él? Entonces sigue leyendo.

Cobaya con la taza del refugio

 

 

¿Acogéis más animales además de cobayas o solo cobayas?

Solo acogemos cobayas y, dado que nuestro refugio tiene un máximo de cobayas que puede acoger, si se presentan otros casos urgentes contactamos con otros refugios o asociaciones de Barcelona.
La excepción son dos conejas de Angora que rescatamos hace tiempo.

Cobayas en el refugio

 

¿Quiénes formáis el equipo a cargo del refugio y cómo nació vuestra relación con las cobayas?

¡En el refugio somos muchos pimientos y pocas personas! Somos dos chicas de entre 25 y 30 años: Leila y Lea. Ambas gestionamos la administración y los rescates; Leila se ocupa de las instalaciones y Lea de las redes sociales, adopciones, urgencias, veterinario…
Por otro lado están las casas de acogida, las personas que nos hacen donaciones, los teamers y los que difunden. ¡Al final no somos dos, sino un gran equipo!

Cobayas del refugio

 

¿Cómo y cuándo surgió la idea de este proyecto?

En 2015 quisimos adoptar dos cobayas, pero nos resultó muy difícil encontrar cobayas en adopción en Barcelona. Fue entonces cuando decidimos abrir el grupo de Facebook de «Cobayas y conejos Barcelona», donde toda la gente que quisiera adoptar o dar en adopción estos animales pudiese difundir su caso. Con el paso del tiempo conseguimos dos machos y, viendo que muchas cobayas necesitaban casa, empezamos a acoger.
Pasaron los meses y, sin darnos cuenta, teníamos más cobayas de las que se iban en adopción y nuestra casa no podía acoger tantas (como máximo 10). Había que encontrar una solución para que la gente supiese que teníamos cobayas en adopción, ya que nos llegaban cobayas que la gente ya no quería y por urgencia las abandonaba a cargo de tiendas o cualquier vecino, o las regalaba de mala forma.
La pasión la tuvo Lea y, bueno… Vivimos juntas, ¡ja, ja, ja!
Nosotras vivíamos en Rambla Catalunya, donde ser casa de acogida era muy difícil. Decidimos mudarnos a la montaña y ahí montar un pequeño refugio. Los pasos aún siguen siendo complicados, pero ahora podemos acoger con más espacio.
El nombre El refugio de los pimientos viene de su alimentación, ya que todas las familias con cobayas sabrán que el pimiento morrón es muy bueno para ellas por su alto contenido en vitamina C. Además, en casa había tantas cobayas, que la cocina se transformó en un huerto de pimientos.

Cobaya con pimientos morrones

 

¿Qué dificultades habéis tenido que afrontar para su creación?

Las dificultades más grandes son la gestión administrativa y el espacio. Aún estamos intentando encontrar un terreno para poder montar un refugio en condiciones que nos permita acoger más cobayas. Económicamente, los gastos también son una dificultad del día a día.

Cobayas en el refugio

 

¿Cómo llegan las cobayas al refugio? ¿Cuál es el proceso de rescate?

Las cobayas llegan de distintas formas. El más común es el de una cobaya encontrada por un particular o vecino que nos la trae. El otro caso es un rescate.
A nivel general no se puede rescatar ningún animal sin más, especialmente si se trata de una cobaya, que no es un animal que encontremos en estado salvaje. Si hay cobayas, es que hay un propietario.
El rescate se hace en varias etapas legales. Primeramente intentamos hablar con el propietario y, en caso de que no colabore, se denuncia. Las cobayas pueden tardar 15 días en poder ser recuperadas tras la denuncia, para lo cual avisamos a administraciones y protección animal. Aquí contamos con FAADA, que se encarga de gestionar el rescate vía denuncia y formas legales. Luego las cobayas llegan al refugio en un transporte de animales.
En el caso de que no tengamos suficiente espacio, contactamos con casas de acogida.

Cobayas del refugio

 

¿Cuál es el caso más difícil que habéis tenido que afrontar hasta el momento?

El caso más difícil que tuvimos que afrontar fue el caso de un criador ilegal en el cual tuvimos que exponernos y entrar en su casa como adoptantes. Conseguimos las pruebas con filmaciones y fotos, lo entregamos a las administraciones y se hizo una denuncia. Las autoridades intervinieron, le retiraron los animales y nos fueron entregados.
No se puede valorar un rescate peor que otro. Hace poco tuvimos una urgencia y en colaboración con otro refugio y una asociación se rescataron 34 cobayas en condiciones terribles.

Cobayas rescatadas

Cobayas rescatadas

 

¿Qué frentes de batalla (dificultades) tenéis abiertos actualmente?

La mayor dificultad actualmente es que no podemos acoger tantas cobayas por temas legales, económicos y de espacio. Seguimos afrontándolo con mucha voluntad y amor por lo que hacemos.

 

¿Cómo puede ayudar la gente a los pimientos?

Pueden ayudarnos de diferentes modos: difundiendo los casos, haciéndose teamer con 1 euro mensual o realizando una donación vía PayPal (elrefugiodelospimientos@gmail.com). También pueden comprar productos solidarios (tazas, camisetas, stickers…) en nuestra tienda de Etsy Los pimientos.
El dinero sirve para pagar las consultas veterinarias, las urgencias, las esterilizaciones, los rescates…

Cobaya con tazas del refugio
Cobaya y camiseta del refugio
Cobaya y stickers del refugio

 

Os invitamos a colaborar con El refugio de los pimientos y seguirlo en sus redes sociales (Instagram y Facebook) para acompañar a los pimientos en su día a día y ayudarlos a compartir los casos de búsqueda de casas de acogida y adoptantes.
Y recuerda: #AdoptaNoCompres ♥

 

Comparte esta entrada: 
Facebook Comment